Pactos para formar gobierno

Loading...

Traductor

sábado, 10 de septiembre de 2016

FÁBULA DE AYER: LOS LOBOS Y LOS CARNEROS (ESOPO)

FÁBULA DE HOY...
LOS LOBOS Y LOS CARNEROS 
(Fábula de Esopo)

Intentaban los lobos sorprender a un rebaño de carneros. Pero gracias a los perros guardianes, no podían conseguirlo. Entonces decidieron emplear su astucia. Enviaron unos delegados a los carneros para pedirles que les entregaran a sus perros diciéndoles:  

—Los perros son los causantes de que haya enemistad entre ustedes y nosotros. Sólo tienen que entregárnoslos y la paz reinará entre nosotros. 

Y los ingenuos carneros, sin sospechar lo que sucedería, les entregaron los perros, y los lobos, ya libres de los perros, se apoderaron sin problemas del rebaño. 

Nunca le entregues a los enemigos, a los que te dan apoyo y protección.  
.

...Y FÁBULA DE HOY: EL PELIGROSO DIÁLOGO DEL PSOE CON PODEMOS Y LOS NACIONALISTAS


Sánchez, Iglesuias, Puigdemont y Oteguii


Después de la fallida investidura de Mariano Rajoy se abre un período de inquietantes conversaciones entre el PSOE (los carneros), Podemos y los partidos nacionalistas (estos últimos son los lobos) para ver si es posible un gobierno de "cambio"     -de cambio de quien ocupe el sillón presidencial, claro-, arrebatándole tal posibilidad al ganador legítimo de las elecciones por dos veces consecutivas en las que ha obtenido en las Elecciones del 26-J. 800.000 votos más que en las del 20-D. Esto es debido a la postura obstruccionista del PSOE, lo que niega cínicamente Sánchez, en una continua demostración de incoherencia, pues cuando las elecciones andaluza se desgañitaba diciendo que tenía que gobernar el ganador de las mismas, lo que ahora desdice con su comportamiento irresponsable, ambicioso y antidemocrático que daña gravemente los intereses de los españoles.

El PP, apoyado por Ciudadanos (los perros) son los guardianes de la Constitución y el Estado de Derecho y no admiten las ideas secesionista " a la carta" con la que los  partidos separatistas catalanes y vascos (lobos) quieren cortar la pastel del Estado español en tantas porciones como les interese a dichos partidos separatistas (PNV, EH, Bildu, Podemos Euskadi, en  el Páis Vasco), (CUP Candidatura d'Unidat Popular-; Catalunya Sí que es Pot -formado por Podemos, Equo y Esquerra Unida i Alternativa-; Junts pel Sí - la unión de CDC, ERC y ANC-,en Cataluña) y vulnerar de forma flagrante la Constitución. 

Para ello cuentan con el PSOE (los carneros) -el rechazo sistemático de Sánchez y su partido a la investidura de Rajoy es bastante sospechoso y oportunista por parte de este partido que ha perdido el rumbo y algo más importante como es el sentido de Estado y de la propia responsabilidad-, como ya le indicaron los representantes nacionalistas abiertamente en la sesión de investidura  de Rajoy a Sánchez, diciéndole que estarían dispuestos a apoyarle siempre y cuando llegaran a un acuerdo, es decir, que el PSOE ,cuando estuviera en el poder, les permitiera el referéndum secesionista y la separación unilateral de sus respectivas Comunidades del Estado español.

De esa forma, si el PSOE aceptara dicho acuerdo con los que quieren partir a España a trozos, los partidos separatistas de Cataluña y Euskadi (los lobos) podrían repartirse el rebaño con el PSOE (el  territorio y el pueblo de cada una de esas dos Comunidades)tanto si están de acuerdo los ciudadanos -que son los menos, lo que demuestra en Cataluña que a la Diada se han apuntado 250.000 participantes menos que a la de 2015-), con la pretendida desconexión del Estado español, como si no lo están.

Es de esperar que el PSOE no acepte consentir tal traición a los españoles (aunque la izquierda ya tiene sembrada la historia de España -ciñéndonos solamente a ella-, de este tipo de acuerdos antidemocráticos y dañinos para el país, en los que los ciudadanos que son quienes les votan no pueden hacer más que soportar atemorizados las ansias dictatoriales de esos grupos de izquierdas y separatistas que quieren fraccionar al Estado español para convertirlo en un espacio parcelado y dividido al socaire de los separatistas y sus ansias de poder total sobre los territorios y ciudadanos que los habitan, Esos ciudadanos que los votan para la defensa de sus intereses y no para que creen división entre ellos, desgarro social y destrucción económica y política de un país en el que conviven en paz y se sienten igual de españoles que vascos o catalanes, sin tener qué decidir dejar de ser una cosa para ser la otra.

El PSOE -con Sánchez a la cabeza-, tiene una gran responsabilidad política de seguir acatando las leyes y la Constitución y no debe llegar a firmar acuerdos con quienes son unos elementos peligrosos para la estabilidad  política, económica y social de cualquier país, en este caso de España, que le intentan seducir con su posible apoyo para que el PSOE sea también responsable de la fractura y de la grave situación a la que podría llevar a toda España por escuchar a los lobos que sólo quieren comerse a los corderos, o sea, a los ciudadanos que los han  elegido con su votos para su protección y cuidado de sus intereses y, ahora, se encuentran abocados a ser devorados por esos mismos políticos a los que han votado y en los que han confiado indebidamente.

Ese tipo de traición los ciudadanos nunca la perdonarían y ya empiezan a manifestar su hartazgo de un partido como el PSOE y su actual dirigente que hoy dice una cosa, mañana otra y después hace otra distintas a las anteriores. La prueba de esto está en la bajada imparable de votos que sufre el PSOE que parece estar ajeno a la verdadera obligación de todo partido democrático como es el respeto absoluto a las leyes, a la Constitución y a la propia democracia manifestada en el Estado de Derecho. 

Toda veleidad política, por simple ambición, es jugar con el destino de los españoles y con el del país que es de todos, pero no de unos pocos, solamente, que quieren jugar con la unidad española como dueños absoluto de los territorios y de sus habitantes en los que gobiernan como auténticos sátrapas, aprovechando la debilidad que ha sufrido  el Estado español y sus instituciones durante la crisi económica que hemos sufrido y de la que estábamos empezando a resurgir por el meritorio esfuerzo de los españoles y la política adecuada, a pesar de las críticas que ello conlleva, del Gobierno de Rajoy.

Sánchez está queriendo jugar a juegos malabares peligrosos con la anuencia de su partido, aunque solo de la línea dura que le da malos consejos, y cuyos malos resultados los va a comprobar el PSOE en las próximas elecciones. El pueblo no olvida ni perdona a los traidores, ni a los falsos salvapatrias, ni a quienes dan lecciones de ética política cuando no es capaz de aceptar de buena lid que gobierne quien gane las elecciones, eso que él tanto predicaba en las pasadas elecciones andaluzas. Rajoy las ha ganado dos veces con aumentos de votos. Sánchez cada vez pierde más votos y sigue con el "no es no", que hunde cada vez más al PSOE en sus propias contradicciones, en su crisis interna y en su propio hundimiento político que le van a servir en  bandeja Sánchez y sus asesores que en un mal día llegaron a ocupar unos cargos que les vienen grandes. Por ello, el PSOE cada vez es más pequeño en votantes, adeptos  y aciertos. 

Los españoles tienen mucha y buena memoria. Los socialistas de ahora, salvo honrosas excepciones, tienen muy mal perder y lo están demostrando en demasía.

Por eso,  no deben olvidarSánchez ni el PSOE  lo que dice la moraleja de la fábula aquí expuesta:

Nunca le entregues a los enemigos, a los que te dan apoyo y protección (El propio país, la Constitución y el Estado de Derecho).