Pactos para formar gobierno

Loading...

Traductor

jueves, 30 de abril de 2015

Los bueyes contra los carniceros

Introducción


Esopo
            La Grecia clásica atribuyó a Esopo la invención de este género, uno de los más antiguos de la literatura mundial. La fábula es un relato que protagonizan animales y que tiene una finalidad didáctica y ofrece una moraleja final, o enseñanza moral. Las fábulas de animales forman parte de la cultura común de los diversos pueblos indo-europeos; y las fábulas de Esopo se consideran que son las más leídas de la literatura universal.
            La mayoría de las fábulas de Esopo fueron reescritas en verso por el poeta griego Babrio, alrededor de los siglos I y II a.C., y más tardes fueron traducidas al latín por Fedro, poeta romano, en el siglo I d.C. En la actualidad , la colección de las 393 fábulas bajo el nombre de Esopo son, en su mayoría, paráfrasis de las fábulas de Babrio escritas con posterioridad.

            ¿Quién fue Esopo?

            Esopo (s. VI a. C.) es un personaje del que se desconocen todos los datos reales relativos a su biografía. Desde la época clásica se le atribuyeron elementos legendarios, lo que le convirtió en un personaje en quien lo histórico quedó ocultado por la carga de ficción que desdibujó la verdadera realidad de su biografía. Sin embargo, no se duda de su existencia, pues el historiador Herodoto lo define como un esclavo de un habitante de Samos que había vivido en el siglo anterior. También existen hipótesis que sitúan su nacimiento en Frigia y otras que afirman que nació en lugares tan distintos como Samos, Tracia, Egipto o Sardes. En la obra Vida de Esopo,  publicada en el siglo XV, se describen sus características físicas y anécdotas, además de ofrecer una recopilación de sus fábulas realizada por el monje benedictino Máximo Planudes.








Fábulas de ayer

Los bueyes contra los carniceros
(Fábula de Esopo 274)

Decidieron un día los bueyes destruir a los carniceros, quienes, decían los bueyes, estaban acabando con su gremio. 
Se reunieron entonces para llevar a cabo su objetivo, y afilaron finamente sus cuernos. 
Pero uno de ellos, el más viejo, un experimentado arador de tierras, les dijo: 
- Esos carniceros, es cierto, nos matan y destrozan, pero lo hacen con manos preparadas, y sin causarnos dolor. Si nos deshacemos de ellos, caeremos en manos de operadores inexpertos y entonces sí que sufriríamos una doble muerte. Y les aseguro, que aunque ya no haya ni un solo carnicero, los humanos seguirán buscando nuestra carne.
Nunca trates de cambiar un mal por otro peor.

...Y fábula de hoy                                                                                                          


El partido "Podemos" (los bueyes) se alzó, en octubre de 2014, recién llegado a la palestra política, en el segundo puesto de la intención de voto, por sus continuas promesas de cambiar drásticamente la política económica y social y partir de cero (afilar los cuernos) del actual gobierno presidido por Mariano Rajoy (los carniceros).

            Actualmente, seis meses después se encuentra en el séptimo puesto en cuanto a intencionalidad de voto, después de los muchos incidentes que han protagonizado por sus vinculaciones con el chavismo de Venezuela y el peligro que ello supone como modelo o referente, por la situación pavorosa en la que vive dicho país por un sistema de política atroz; más las irregularidades fiscales de Monedero que le han llevado a dejar la política por el descrédito social que le ha provocado la imposibilidad de demostrar la fuente de ingresos de los que provienen 400.000 euros no declarados, lo que le ha valido tener problemas con Hacienda; además del caso de corrupción política protagonizado por la exnovia de Pablo Iglesias, dirigente de dicho partido, y las mucha, continuas y probadas acusaciones de irregularidades fiscales, unidas a las pruebas de sus vinculaciones con el chavismo que ahora protagoniza el presidente venezolano Maduro y lo que ello supone de amenaza para la estabilidad de España, en el caso de que ganaran las próximas elecciones, todo lo que ha motivado su descalabro que se advertía desde hacía meses porque quien vende humo no puede sostenerse en las alturas cuando éste se desvanece y se empieza a conocer la verdad.

Todo ello, unido a los continuos despropósitos que dicen y hacen los dirigentes y representantes de dicho partido "Podemos", desde llamar nazis a los dirigentes del Partido Popular; afirmar que no se iba a pagar la deuda exterior,  anunciar que iban a controlar las tarjetas de créditos de cada español, subir los impuestos, y un suma y sigue de despropósitos de "Podemos" al que sólo le falta añadir a su nombre "... destruir y arruinar a España", han conseguido que los españoles  de buena voluntad (experimentado arador de tierra de la fábula) que pensaban votar a semejante despropósito llamado partido, por haber creído que era viable y que "Podemos" iba a resolver todos los problemas de todos los españoles por arte de birlibirloque, sin tener un programa político, económico y social que no esté basado en el más puro disparate que hace increíble que quienes lo propugnan sean profesores universitarios (¡en qué manos están los estudiantes con semejantes maestros de la entelequia, la mentira y el populismo más atroz y descarado!), y todo ello trufado con las más trasnochadas ideas delirantes comunistas que les hacen afirmar que "les quitarán a los ricos y se lo darán a los pobres"; pero obviando decir que se refieren a los ricos que no sean los dirigentes de "Podemos", a esos ni tocarlos, ya que, como son tan demócratas y tienen un profundo sentido innato de la justicia social, no declaran a Hacienda sus ingresos para no compartir su dinero con el resto de los españoles que sufragamos los gastos generales del Estado, pagando impuestos y declarando los ingresos como la ley y la decencia manda.

No es extraño que haya bajado a un séptimo puesto en la intención de votos, pero lo raro es que haya aún españoles que sigan creyendo que semejantes esperpentos políticos tengan viabilidad alguna y que no sirvan solamente para pasar a engrosar la lista de los récords Guinness de los disparates más peligrosos por tener fatales consecuencias para toda una nación que los acepte como proyecto político.

Toda esta patochada de "Podemos" es únicamente el sueño delirante de las izquierdas más extremistas, representadas por quienes siguen aferrados a la idea de que se puede construir el futuro de un país con la política económica y social que ha dado frutos tan evidentes, desastrosos y preocupantes como ha provocado el chavismo y sus secuelas, dejando a Venezuela, un país de ricos recursos, en un miserable páramo en el que los venezolanos ven como se destruye su país, sus vidas, y su futuro como pueblo por culpa de sus alucinados dirigentes -que viven como capitalistas con todo lujo y abundancia mientras se muestran indiferentes al sufrimiento del pueblo venezolano-, porque también creyeron en las falsas promesas irrealizables de quienes les mintieron, prometiéndoles una prosperidad para todos que sólo disfrutan los dirigentes en sus doradas y exclusivas parcelas de poder.

Al igual sucede con "Podemos", cuyos dirigentes sólo desean el poder para convertirse así en otros nuevos y peligrosos sátrapas y dictadores bananeros, arrastrando tras de sí a toda una nación hacia el más absoluto desastre que creyó en una utopía, esa que termina siempre convirtiéndose en la más atroz pesadilla.

Los posibles votantes de "Podemos" que han cambiado su intención de voto, debido a la experiencia, sensatez y cautela que proviene de los desengaños que siguen a todas las promesas fallidas del pasado, quizás han pensado para sí lo mismo que decía el experimentado arador de tierra de la fábula de Esopo:

           " Esos carniceros (el sistema político actual), es cierto, nos matan y destrozan, pero lo hacen con manos preparadas, y sin causarnos dolor. Si nos deshacemos de ellos, caeremos en manos de operadores inexpertos y entonces sí que sufriríamos una doble muerte. Y les aseguro, que aunque ya no haya ni un solo carnicero, los humanos seguirán buscando nuestra carne.

            Nunca trates de cambiar un mal por otro peor".